Un espacio concebido para la difusión de la literatura del Archipiélago, dirigido al público general y a los profesionales de la enseñanza. En la ficha de cada autor, realizada en tono divulgativo por conocidos especialistas, podrás acceder a sus datos esenciales: quiénes son, sus obras, su significación cultural y literaria, bibliografía, recursos multimedia y una selección de sus textos.

Ángel Guerra

Por Oswaldo Guerra Sánchez

Ángel Guerra es el pseudónimo del escritor José Betancort Cabrera, uno de los narradores canarios más importantes y prolíficos del primer tercio del siglo XX. Destacó principalmente en el campo de la novela y el periodismo, pero también publicó libros ensayísticos y de poesía. Como político tuvo un papel clave en la modernización del sistema penitenciario español.

Descárgate este autor

Ángel Guerra forma parte del núcleo de escritores insulares que renueva y da impulso a la narrativa canaria de principios del siglo XX, representada principalmente por los hermanos Millares Cubas, Benito Pérez Armas, Miguel Sarmiento y el propio José Betancort Cabrera, autores todos ellos nacidos entre 1863 y 1876, con escrituras a caballo entre el post-realismo y la encrucijada modernista.

La narrativa de estos escritores, que deja atrás la estela del romanticismo (notablemente cultivada décadas antes por el gran polígrafo canario Agustín Millares Torres), abandera el cambio bajo el signo del magisterio galdosiano, y bascula entre el realismo finisecular y el modernismo, pero casi siempre con el telón de fondo de una vigorosa y escudriñante mirada hacia la tierra natal, una mirada que va alejándose del costumbrismo a medida que el pensamiento de la modernidad se instala en la sociedad canaria.

Ángel Guerra representa, en el seno de esta generación, al novelista consagrado en los temas marinos y al de mayor inclinación hacia la corriente naturalista. No en vano, buena parte de sus narraciones tienen como escenario la dura vida en torno al mar, generalmente el mar canario, aunque a veces se mueve hacia otros como el cantábrico (como por ejemplo en A bordo, de 1901). El mar es incluso el verdadero protagonista, como si de un personaje se tratara, en novelas como Mar afuera (1907) y narraciones como Al jallo (1907) o La Lapa (1908). En ellas el espacio marino se presenta como medio de vida, en toda su dimensión trágica, lo que permite al autor desarrollar sus dotes de narrador realista. La más conocida y popular de sus novelas marinas es La Lapa, rescatada por el profesor Antonio Cabrera Perera en el seno de la prestigiosa editorial Cátedra (1978), quien la calificó, como ya lo hiciera Sebastián de la Nuez, como la mejor novela regionalista de Canarias.

Ángel Guerra no elude en sus prosas el compromiso social, que aprendió del propio Galdós y que se manifiesta en una inclinación a retratar con ironía a las clases burguesas de la sociedad de su tiempo, y a prestar especial atención a las clases populares para situarlas en el centro de la mayoría de sus novelas. Las gentes humildes, ya sean los marineros y sus familias, o los campesinos que malviven en el rigor de su dedicación al campo, son por tanto los verdaderos protagonistas de sus narraciones, de quienes no se esconde, a través de ágiles y realistas diálogos, y mediante descripciones que en ocasiones rayan en lo expresionista, su destino trágico.