Hacer una consulta

Gobierno de Canarias

Fundación Cajanarias

Un espacio concebido para la difusión de la literatura del Archipiélago, dirigido al público general y a los profesionales de la enseñanza. En la ficha de cada autor, realizada en tono divulgativo por conocidos especialistas, podrás acceder a sus datos esenciales: quiénes son, sus obras, su significación cultural y literaria, bibliografía, recursos multimedia y una selección de sus textos.

Benito Pérez Armas

Por Juan José Delgado

Nace en Yaiza (Lanzarote) en el año 1871. Se declara perteneciente a una generación de escritores en donde confluyen diversas marcas ideológicas que, nacidas un año después del año del Desastre, se orienta hacia la idea de una necesaria regeneración. Su obra narrativa se mantiene en un regionalismo literario de carácter costumbrista y se sitúa temporalmente en los extremos inicial y final del primer cuarto de siglo XX.

Descárgate este autor

En el año 1901 se concentra una gran parte de su obra narrativa, conformada por una serie de cuentos, la mayoría ofrecidos por la revista Gente Nueva y que se distribuirán posteriormente en tres colecciones: Tradiciones y anécdotas canarias, Escenas marineras y recuerdos de la niñez y de la juventud. Es autor de la novela de tema caciquil, De padres a hijos, con la que obtiene el primer premio en los Juegos Florales de La Orotava en 1901. Sus páginas discurren por caminos cercanos al realismo costumbrista. Presenta como secundaria la figura de un cacique, don Dimas, caracterizado como un viejo libidinoso y criminal contra quien se enfrentará el protagonista, Víctor, quien debe sufrir las injusticias de una sociedad que ampara la oligarquía. Algunas de las ideas regeneracionistas procuraron plasmarse en esta novela la cual se interesa por mostrar el carácter del canario, noble, pacífico y reacio a secundar arrebatos revolucionarios. En el año 1915 el diario La Prensa publica semanalmente un capítulo de una novela a escote, Máxima Culpa, en la que intervienen algunos de los antiguos integrantes de Gente Nueva; a Benito Pérez Armas le corresponde el capítulo de apertura.

El final de su ciclo literario no lo desvía del carácter conservador que imprime en cada una de sus novelas; con el transcurso del tiempo se acusará aún más su carácter contradictorio. Las tres obras de 1925 muestran a un autor que se mantiene en el realismo pese a las renovaciones del modernismo y al emergente ánimo de vanguardia que se cierne en torno a esta fecha. En su novela más emblemática, La vida, juego de naipes, concurren tres personajes fundamentales: la de un personaje narrador que se hospeda en un hotel para convalecer de una enfermedad, la de un indiano que regresa enriquecido a su isla natal, y la de una hija que lo acompaña y la cual mantendrá una relación amorosa con el primero; en torno a ellos ronda un elenco de personajes de diferentes países. En ese ámbito cosmopolita, Benito Pérez Armas elabora una defensa del alma regional, vinculada a la tierra en que se ha nacido y cuya más segura expresión viene dado por el idiolecto, el más fiable traductor de los sentimientos del país y de la raza.

Las otras novelas mantienen la estela conservadora y proponen un mundo narrativo en donde se concilian la clase privilegiada y el pueblo. La novela Rosalba, inscrita en un marco realista, sensual y difuminado tras un velo romántico, alcanza una representación del mundo rural como lugar idílico, fruto de la relación armónica entre personaje y naturaleza, a distancia ya de aquel truncado naturalismo de 1901. La joven Rosalba, de origen campesino, representa todo el contenido espiritual que emana del pueblo. El relato Las lágrimas de Cumella es la supuesta y elogiosa biografía de un cacique real, Juan Cumella y Monner, del que brindará una elogiosa estampa del comerciante catalán que se establece en Tenerife y que consigue la jefatura política de los conservadores en 1874. Este cacique ejercerá un máximo control sobre las islas, incluso sobre la de Gran Canaria, hasta el momento en que aparece la singular figura de León y Castillo. El protagonista representa al hombre superior y, en el relato, se mostrará como defensor del pueblo necesitado.

Portal web financiado por
Fundación CajaCanarias
Actividades de la fundación subvencionadas por
Gobierno de Canarias / Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes

922 15 16 88 - Sede Santa Cruz de Tenerife | 928 37 05 10 - Sede Las Palmas de Gran Canaria | aclsc@academiacanarialengua.org