Un espacio concebido para la difusión de la literatura del Archipiélago, dirigido al público general y a los profesionales de la enseñanza. En la ficha de cada autor, realizada en tono divulgativo por conocidos especialistas, podrás acceder a sus datos esenciales: quiénes son, sus obras, su significación cultural y literaria, bibliografía, recursos multimedia y una selección de sus textos.

Elsa López

Por Covadonga García Fierro

Su obra expone un continuo transitar por el recuerdo, un ejercicio íntimo que permite a la autora regresar a los espacios que conformaron su personalidad, y que también le sirven de impulso para continuar el viaje de la vida a través de los diversos lugares a los que la conduce su propia trayectoria literaria.

Descárgate este autor

En la segunda mitad del siglo veinte, emerge la figura de Elsa López como una de las escritoras más constantes, cuya voz, una de las más profundas y emocionantes del panorama nacional, se centra en temas como la nostalgia por el paisaje de la isla, el territorio de la infancia y un continuo transitar por el recuerdo.

0

Su primera novela, El corazón de los pájaros, ofrece el itinerario de una mujer que comparte importantes datos autobiográficos con la autora, como el lugar de nacimiento, de crianza y de residencia. Se trata de la historia de amor que se produce entre la protagonista y un hombre más joven que ella en la isla de La Palma. La novela es un recorrido por esa relación amorosa y por la vida de ella.

Las brujas de la isla del viento, indudablemente nutrida por sus investigaciones en el terreno de la antropología, mezcla el misterio de un asesinato con las supersticiones populares, haciéndose eco de la tradición oral.

Una gasa delante de mis ojos supone un potente ejercicio de mimetización con la poeta argentina Alfonsina Storni. Elsa López se centra en las últimas horas de vida de Alfonsina antes de su suicidio, en un largo monólogo en el que repasa su vida y se despide de todas las personas a las que ama, lo cual supone un desgaste emocional enorme y requiere de una actitud especial para afrontar la escritura de una novela tan desgarradora.

En cuanto a su obra poética, esta nace de la observación de la poeta en un rincón de la ciudad, del puerto o de la casa, evocando recuerdos y situaciones a través del paisaje que se transforman en poema. La sencillez aparente de sus composiciones recoge una emoción latente que se mantiene en calma y, no obstante, mantiene la fuerza expresiva de la sentencia, como si cada poema fuera una confesión íntima y profunda. Sentimientos como la pena, la soledad, la pérdida, la pasión y el amor son constantes, y vienen de la mano de un conjunto de imágenes que surgen del paisaje -casi siempre con reminiscencia isleña- (el mar, el viento, los barcos, los pájaros, las almendras...) y de temas asociados al sentimiento, como el cuerpo amado, la herida que todavía palpita en la memoria, o la muerte ligada al amor, la pena o la derrota.