Un espacio concebido para la difusión de la literatura del Archipiélago, dirigido al público general y a los profesionales de la enseñanza. En la ficha de cada autor, realizada en tono divulgativo por conocidos especialistas, podrás acceder a sus datos esenciales: quiénes son, sus obras, su significación cultural y literaria, bibliografía, recursos multimedia y una selección de sus textos.

Josefina de la Torre

Por Kenia Martín Padilla

Josefina de la Torre fue una escritora grancanaria perteneciente a la Generación del 27. A su labor literaria se unen una serie de actividades artísticas que describen un perfil polifacético: fue cantante y actriz (cine, teatro, radio y televisión), y realizó otras actividades relacionadas con el cine como ayudante de realización, guionista, o voz de doblaje.

Descárgate este autor

Selección de textos

DEL LIBRO MARZO INCOMPLETO

Quisiera que en lugar

de este Abril y este Mayo

y de este sol que nace

con el aire temprano,

fuera otra vez, de nuevo,

aquel marzo incompleto.

No tenía principio

ni fin. Era mitad,

centro predestinado,

eje de un solo sueño.

¡Ay, yo hubiese querido

que como rueda libre

del recuerdo, este Marzo

girara! Yo lo tengo

prendido entre mis sienes.

Pero así no lo quiero.

¡Haber sido una vez

círculo de este anhelo!

¡Girar constantemente

por el mismo momento!

Y ahora dieciocho

y veintisiete luego,

y en esas fechas

girar con mi desvelo.

Pero este Abril lejano

y este Mayo en silencio

que dejaron mis voces

encerradas por dentro,

¿qué saben de este Marzo

sin medida, incompleto?

 

Cuando el tiempo

no tenga ya memoria

y todo lo pasado

sólo exista en la luz

de mi recuerdo intacto.

Cuando tu vida ya sea otra

y ese rumbo

del que hoy irás en busca

sea ya tu destino.

Cuando tú y yo,

salvadas las distancias,

la inevitable ausencia

que tu palabra puso a nuestro alcance

volvamos a encontrarnos

frente a frente,

yo buscaré detrás de tu mirada

la imagen de mi imagen,

y todo

lo que ahora he perdido

lo volveré a encontrar.

 

Encontrarte

por las abiertas mariposas de la noche.

Por la sombra

donde tus ojos buscarían apoyo.

Descubrirte

por los caminos de lo inesperado,

donde tus palabras

encontrarían su contorno.

Sorprenderte

por tu misma certidumbre,

donde tu propósito conseguiría libertarse.

Y hacer de ti la luz,

el porqué de soñar,

de estar despierto;

la razón de sonreír,

de respirar al sol las alegrías...

Todo lo que en tus ojos se ha dormido.

 

Me busco y no me encuentro.

Rondo por las oscuras paredes de mi misma,

Interrogo al silencio y a este torpe vacío

Y no acierto en el eco de mis incertidumbres.

No me encuentro a mí misma.

Y ahora voy como dormida en las tinieblas,

Tanteando la noche de todas las esquinas.

Y no puedo ser tierra, ni esencia, ni armonía,

Que son fruto, sonido, creación, universo.

No este desalentado y lento desgranarse

que convierte en preguntas todo cuanto es herida.

Y rondo por las sordas paredes de mí misma

esperando el momento de descubrir mi sombra.

 

Estoy clavada en el espacio, inmóvil

como una mariposa prisionera.

Coleccionista sordo no dudaste

en dejar los aires sin adioses.

Ya no puedo moverme de este quieto

rincón de sueños de mis alas muertas,

donde mi corazón tiene prendido

el filo agudo que le clava el tiempo.

A veces por el borde de los años

-siete colores de la sangre quieta-

pasa rozando el viento y las alegres

desconocidas voces de otros tiempos.

Pero clavada estoy y ya no puedo

descubrir mundos ni contar estrellas…