Un espacio concebido para la difusión de la literatura del Archipiélago, dirigido al público general y a los profesionales de la enseñanza. En la ficha de cada autor, realizada en tono divulgativo por conocidos especialistas, podrás acceder a sus datos esenciales: quiénes son, sus obras, su significación cultural y literaria, bibliografía, recursos multimedia y una selección de sus textos.

Josefina Zamora Lloret

Por Covadonga García Fierro

Para Josefina Zamora (Alicante, 1920 - San Cristóbal de La Laguna, 2006), escribir un cuento “es como estar extraviada en la magia e intentar salir; creo que aun los cuentos de desesperanza se encuentran en las veredas de la magia”. Algunos de los temas predilectos de la autora son el viaje (realizado físicamente o través de la memoria), el sinsentido de la vida o el hastío de no poder vivir de otra manera, y las complejas relaciones sentimentales, en las cuales siempre subyacen relaciones de poder y sumisión. El cuerpo de la mujer es contemplado de un modo muy especial por esta narradora, que en ocasiones lo convierte en una metáfora de sumisión total hacia el hombre o, más en general, en el núcleo de una sociedad marcada por la superficialidad y por la exigencia de que la mujer sea “perfecta”. Los relatos de Josefina Zamora son directos, con un lenguaje claro, pero su maestría para jugar con los dobles sentidos y la ambivalencia del lenguaje la convierten en una escritora de relatos que siempre ofrecen más de una lectura.

Descárgate este autor

Para el filólogo Yeray Barroso (“Vivencia del cuerpo femenino en los relatos de Josefina Zamora”, Cuadernos del Ateneo, núm. 33, junio de 2015), en el imaginario de Josefina Zamora el cuerpo de la mujer desempeña un papel fundamental. La simbología del cuerpo femenino es la clave para desgranar el significado de numerosos relatos en los que el leitmotiv es la relación de poder y sumisión que se establece entre hombres y mujeres. El hombre ocupa en los relatos una posición central, tanto en la casa como en lo social, y en los personajes masculinos se deposita la necesidad de dominación, control y posesión. La mujer desarrolla en la narrativa de Zamora una relación de total dependencia con respecto al hombre, y también una inclinación hacia la casa, lo doméstico y determinados valores relacionados con las servidumbres sociales de la mujer, como la belleza física o la dulzura. En este sentido, el estudio de los textos, especialmente desde la perspectiva de la simbología del cuerpo, resulta especialmente interesante y revelador.

Tal como afirma el investigador Daniel María (“Josefina Zamora: extravío en la magia”, ibidem), uno de los aspectos que destacan de la obra de Josefina Zamora es que exige en todo momento la “avidez del lector”, su atención para comprender los resortes de su cuentística, que puede clasificarse teniendo en cuenta quién protagoniza los relatos: las mujeres (veinte relatos), los niños (ocho relatos) o los artistas de diversas disciplinas (tres relatos). Estos tres bloques de personajes principales son los que permiten a Josefina Zamora desarrollar relatos con diversas tramas, temáticas y escenarios, si bien es cierto que en la obra de Zamora el escenario por antonomasia es la casa, el espacio doméstico al que vuelve una y otra vez la mujer.