Un espacio concebido para la difusión de la literatura del Archipiélago, dirigido al público general y a los profesionales de la enseñanza. En la ficha de cada autor, realizada en tono divulgativo por conocidos especialistas, podrás acceder a sus datos esenciales: quiénes son, sus obras, su significación cultural y literaria, bibliografía, recursos multimedia y una selección de sus textos.

María Rosa Alonso

Por Covadonga García Fierro

La trayectoria de María Rosa Alonso responde a una de las principales voces de la intelectualidad española, formadas en la Universidad Central de Madrid durante la República, que tuvieron que emigrar a Hispanoamérica tras el término de la Guerra Civil (1936-1939); en su caso, se trata de un exilio a Venezuela.

Fundamentalmente crítica literaria, ensayista y docente, es también autora de una novela, miembro fundador del Instituto de Estudios Canarios, y una extraordinaria articulista y colaboradora en los medios periodísticos de su tiempo.

Descárgate este autor

El recorrido vital y profesional de María Rosa Alonso es, desde sus inicios, abrumadoramente intenso; razón por la cual, en este apartado, nos detenemos en determinados trabajos y aspectos que ayudan a comprender mejor la incansable labor de la autora.

En 1931, María Rosa Alonso obtiene cuatro premios en el certamen convocado por El Museo Canario de Las Palmas de Gran Canaria, en la conmemoración del segundo centenario del nacimiento de José de Viera y Clavijo. Un año más tarde, co-funda el Instituto de Estudios Canarios. Discípula de Ortega y Gasset, Dámaso Alonso, Américo Castro, Pedro Salinas y T. Navarro Tomás, combina su faceta de estudiante, a partir de 1935, con la de secretaria y redactora de la revista universitaria Cuadernos de la Facultad de Filosofía y Letras en la Universidad Central de Madrid (la actual Complutense), donde publica, entre otros, los brillantes trabajos «El tema de la mujer hasta Quevedo» y «Gustavo Adolfo Bécquer». Igualmente, escribe varios artículos en el diario El Sol de Madrid. Para entonces, María Rosa Alonso despunta ya como una de las jóvenes voces críticas de mayor proyección y apasionada vocación filológica.

En 1939, es nombrada corresponsal de la revista El Museo Canario de Las Palmas de Gran Canaria. En 1943 empieza a colaborar con el periódico Falange de la misma ciudad. Además, este año el Consejo Superior de Investigaciones Científicas edita la Comedia de Nuestra Señora de Candelaria, de Lope de Vega, obra de la que María Rosa Alonso realiza un exhaustivo estudio y una cuidada edición. Asimismo, durante esta primera gran etapa, desempeña el cargo de secretaria de la Revista de Historia, en la Facultad de Filosofía y Letras; y se encarga de la sección de notas literarias entre 1942 y 1952, realizando un total de ciento cincuenta fichas sobre libros, amén de coordinar la sección de bibliografía de encarte de autores canarios. En 1951, logra el primer premio del Ateneo de La Laguna por el trabajo «La isla a través de Antonio de Viana», publicado, transcurridos los años, en El Día, en las entregas del 23 y 30 de abril y 1 de mayo de 1968.

Ya exiliada en Venezuela, ofrece clases en liceos y colabora en Caracas con la Comisión Editora de las Obras Completas de Andrés Bello. Además, comienza su participación con el Diario de Las Palmas. A partir de 1955, la autora publica de forma constante en Papel Literario (El Nacional, Caracas) y en Índice Literario (El Universal, Caracas). En esa misma fecha, el Instituto de Estudios Canarios edita su libro Manuel Verdugo y su poética, premiado por el Ateneo de La Laguna. Aparecen trabajos suyos en otros medios, como Revista Nacional de Cultura, Cultura Universitaria, El Farol y Revista Shell (Caracas); Ciencia y Cultura (Maracaibo); o Inter-American Review of Bibliography (Washington). En 1956, recibe el premio de Intercambio para escritoras extranjeras, por el trabajo «Aspectos de la vida venezolana», publicado por El Universal. En 1966, María Rosa Alonso publica Apuntes de Ortografía Española con aplicaciones de léxico y Apuntes sobre la conjugación española; trabajos filológicos especialmente dirigidos a estudiantes de español. Un año más tarde, se edita Sobre el español que se escribe en Venezuela, donde la autora realiza un análisis centrado en el lenguaje periodístico.

En 1975, es nombrada socia de número de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife, y se decide dar a un colegio de su municipio natal, Tacoronte, el nombre de «María Rosa Alonso». En 1976, la villa de Ingenio (Gran Canaria) da el nombre de «Profesora María Rosa Alonso» a una de sus calles. En 1979, es nombrada Miembro de Honor del Ateneo de La Laguna. Además, le es concedida la Medalla de Oro de la isla de Tenerife, otorgada por el Cabildo Insular. En 1982, es nombrada Miembro de Honor de la Prensa de Santa Cruz de Tenerife. Cuatro años más tarde, el Centro de la Cultura Popular Canaria la distingue con la Medalla Espiral.

En 1987, recibe el Premio Canarias de Literatura, máximo galardón de las Islas en reconocimiento a su trayectoria.

Ya instalada en Canarias definitivamente, María Rosa Alonso lee el pregón de las Fiestas de Mayo (1988), titulado «Santa Cruz, vocación de futuro», que es editado por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife. Asimismo, es nombrada Socia de Honor de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife. Además, se otorga el nombre de «María Rosa Alonso» a una calle en La Cuesta (San Cristóbal de La Laguna) y a otra en Santa Cruz de Tenerife.

En 2001, se establece el nombre de «María Rosa Alonso» a la Biblioteca del Centro de Profesorado de La Laguna. Además, se publica la obra Álbum de Victorina Bridoux y Manzini de Domínguez. Al año siguiente, se le concede el Teide de Oro, distinción otorgada por Radio Club Tenerife, por su trayectoria profesional investigando temas vinculados con Canarias.

En 2010, se dedica el Día de las Letras Canarias a María Rosa Alonso, en homenaje a su centenario; y es nombrada Hija Adoptiva de La Laguna. Además, este mismo año se reeditan las obras Un rincón tinerfeño. La Punta del Hidalgo, Otra vez…, El Poema de Viana. Estudio histórico-literario de un poema épico del siglo XVII, Pulso del tiempo, Manuel Verdugo y su obra poética, Papeles Tinerfeños, La ciudad y sus habitantes, Las Generaciones y cuatro estudios y La Luz llega del Este; edición a cargo de Olga Álvarez de Armas, realizada en la Colección María Rosa Alonso (MRA), por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales y la Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias.