La frase más nada, en lugar de nada más, ¿constituye un canarismo?

----

En Canarias es muy frecuente la anteposición del adverbio más a los indefinidos nada, nadie (también a ninguno, aunque menos), y al adverbio temporal nunca. Este orden sintáctico no es privativo del habla canaria. En el Corpus de Referencia del Español Actual (CREA), de la Real Academia Española, puede verse, por ejemplo, que el registro más elevado de las construcciones más nada, más nadie y más nunca en el conjunto del español está en Venezuela, donde, según indicaba J. Régulo en sus Notas acerca del habla en la Isla de La Palma (1947), forma parte de la prosa culta. Algunos han visto en este uso la influencia del occidente peninsular o, más concretamente, del portugués sobre el español de las Islas; otros, los menos, han entendido que es un rasgo procedente del andaluz, donde también es frecuente.

La Real Academia Española dice al respecto: «Cuando más acompaña a nada, nadie, ninguno y nunca, lo normal en el español general es la posposición de más [...]; pero en el habla coloquial americana, especialmente en el área caribeña, y en el español de Andalucía y Canarias, es frecuente en estos casos la anteposición de más».

Este uso por el que nos pregunta constituye, pues, una característica del habla de estas zonas frente a lo normal en el español general, por lo que puede considerarse un canarismo (aunque, seguramente mejor, y dada su distribución, un rasgo característico del español meridional) de tipo sintáctico.

Categorías: Morfología y sintaxis