balde.

1. m Recipiente de metal u otra materia, en forma de cono truncado invertido y con un asa central que une los dos puntos más distantes de la circunferencia del borde superior. Se emplea, principalmente, para transportar o contener todo tipo de líquidos. Antes estas cabras recién paridas daban entre las dos casi un balde de diez litros de leche.

2. m Lz. y GC.  Recipiente semejante al anterior, provisto de dos asas opuestas en su borde superior, que se emplea en albañilería. Esta mezcla lleva dos baldes de arena y otro de cemento.

baldear.

1. v Lanzar agua con un balde con el fin de limpiar una superficie u otra cosa. Para quitarles la cochinilla a las piñas de plátano solíamos baldearlas.

2. v GC. Empezar el agua a cubrir las bajas y la zona intermareal durante la subida de la marea. Ya la marea está baldeando.

balear.

1. v Tf. Barrer la era con el baleo. Después de aventar hay que balear.

baleo.

1. m Lz., Fv., Tf. y LP.  Escoba rústica para barrer la era. Terminó de trillar y barrió el tamo con el baleo. (Fig. 15)

2. m Lz. y Fv.  Racimo de la palmera, con dátiles o sin ellos. Le conté más de diez baleos a esa palmera.

Fig. 15 baleo

balo.

1. m (Plocama pendula) Arbusto de la familia de las rubiáceas, que puede alcanzar hasta dos metros de altura. Es muy ramoso y posee hojas filiformes intensamente verdes. Da unas pequeñas flores blancas apiñadas hacia la punta de las ramas, y echa unos racimos de pequeñas bayas redondas y de color blanco, que suelen comer los lagartos. Es un endemismo de las Islas, que nace espontáneamente entre cardonales y tabaibales, predominantemente en el lecho de los barrancos. No se les debe echar balo a las cabras porque la leche coge mal sabor.

Fig. 16 balo

baluto, ta.

1. adj Dicho de un terreno, que ha quedado sin cultivar. Como ya nadie quiere trabajar en el campo, esos terrenos hace años que están balutos.

2. adj Que no se labra ni se cultiva. Todo eso que usted ve eran terrenos balutos, y ahora valen un dineral.

3. adj Desocupado, sin nada que hacer. Recogí la casa y ya estoy baluta.

bamba.

1. f Tf., Go. y LP.  Pequeño pez de madera o de goma que se emplea como señuelo en la pesca del peto o del atún.

bamballo, lla.

1. m y f  Tf. y LP.  Persona perezosa e indolente. Eso es un bamballo: no da golpe en todo el día.

2. m y f  LP. Muchacho lento de movimientos, sobre todo al caminar. ¿Cómo no le da vergüenza a ese bamballo jugar con profesionales?

bambarriazo.

1. LP. Golpe fuerte. Le dio un bambarriazo a la puerta, que casi la echa abajo.

bambolla.

1. f GC. Multitud, tumulto, rebumbio de gente que se reúne con algún fin. Cuando venía para arriba vio allí, amontonada, una bambolla de gente y pensó que era un entierro.

banco.

banco de mar. Onda marina grande que, desde altamar, llega a los acantilados o veriles, donde no puede formar marullo, como en las playas, sino que se resuelve en un movimiento de ascenso y descenso. Vino un banco de mar y lanzó el barquillo contra el veril.

banda.

1. f Cada una de las vertientes o zonas orientadas a uno de los puntos cardinales, que se distinguen en las diferentes islas del Archipiélago. En estas islas nuestras la banda del norte es más húmeda y de abundante vegetación; la del sur, más seca y desértica.

2. f Go. Suerte de terreno en la ladera de un lomo, dedicada a un determinado cultivo.

arriar algo o a alguien en banda. Fv., GC., Tf. y LP.  Deshacerse inconsideradamente de una persona o cosa.

banderilla.

1. f Lz., Fv., GC. y Tf.  Remolino de agua que forma el viento en la superficie del mar.

banderita.

1. f LP. (Motacilla cinerea canariensis) Pájaro de unos 18 centímetros de longitud, que tiene las partes superiores de color gris azulado, y amarillos el pecho y el vientre. Vive en parajes húmedos y mueve su larga cola sin cesar. La banderita se alimenta de insectos. En otras zonas de Canarias se conoce con los nombres de alpispa, tamasma y pispa.

bando.

1. m Tf. y Go.  Conjunto numeroso de ciertos animales, como peces, aves o cabezas de ganado. Tenía un bando de cabras, y de eso vivía.