jarabandingo, ga.

1. m y f  GC. Jarandino.

jarabandino, na.

1. m y f  GC. Jarandino.

jarambuses.

1. m y pl  GC. Árabes.

2. m y pl  GC. Comerciantes árabes ambulantes.

jarandín.

1. m y f  Fv. Jarandino.

jarandingo, ga.

1. m y f  Tf. Jarandino.

jarandino, na.

1. m y f  Lz., Fv., GC. y Tf.  Árabe o gitano que, con su hato de mercancía a cuestas, se dedicaba a la venta ambulante de ropa por los pueblos. En verano era frecuente ver a los jarandinos vendiendo ropa en la plaza con sus interminables regateos.

jarbanear.

1. v Tf. Moverse nerviosa y continuadamente, trajinar. Ahí lleva más de dos horas jarbaneando en esa cocina.

□ Se pronuncia generalmente jarbaniar.

jarca.

1. f Grupo numeroso de personas o animales. Todas las tardes había en el parque una jarca de chiquillos jugando a la pelota.

2. f Familia, especialmente la más allegada. Se vino a vivir a la ciudad con toda la jarca.

jardinera.

1. f Nombre con que se conocía a las guaguas cuando se inició este servicio de transporte en las Islas. Las jardineras no llevaban muchos pasajeros.

jardino, na.

1. adj LP. Dicho de una cabra, canela con mechones blancos a lo largo de todo el cuerpo.

jarea.

1. f Pescado jareado, generalmente seco. El almuerzo fue una jarea de vieja asada y unas papitas con mojo.

Fig. 88 jareas

jarear.

1. v Abrir el pescado generalmente por el lomo y lañarlo, para salarlo de la manera correspondiente y luego ponerlo a secar al sol. El pescado que no se vendía fresco se jareaba.

□ Se pronuncia generalmente jariar.

jaribuche.

1. m Lz. y Fv.  (Morus bassanus) Ave marina de color predominantemente blanco cuando es adulta, pico largo y alas apuntadas con los extremos negros. Suele sobrevolar los cardúmenes de peces, zambulléndose en picado para capturarlos. Llegaron a comer carne de jaribuche, aunque tenía mucho sabor a pescado.

Fig. 89 jaribuche

jarifa.

1. f Tf. Cabra arisca y montaraz. La última que tuvo era una jarifa de esas, y la quitó porque no había quien la dominara.

jarija.

1. f Lz., Fv., GC. y Tf.  Lluvia tan fina que apenas se percibe. Con la jarija que cayó, se entonaron un poco los arbolitos.